Nº 38 // Indicadores del abuso sexual infantil IV

Niños en edad escolar:

– Problemas de aprendizaje. Cambios bruscos en la conducta escolar. Ausentismo.
– Intento de conducta sexual con otros niños más pequeños.
– Vestirse con una muda de ropa sobre otra, o de varias prendas de ropa interior como estrategia para evitar el abuso.
– Robo. Desde útiles hasta juguetes de amigos o compañeros de clase, elementos del propio hogar o de parientes.
– Excusas para participar en actividades físicas. Negativa a cambiarse de ropa para hacer gimnasia.
– Conductas extrañas. Se lastima solo, muestra gran agresividad o retraimiento extremo.
– Preocupación excesiva por la higiene o abandono de hábitos básicos y descuido.
– Conflictos con la autoridad, rebeldías, indisciplina y de-sobediencia permanente.
– Escasa relación con sus compañeros.

En adolescentes: A todo lo anteriormente descripto debe agregarse:

– Acciones delictivas.
– Intentos de suicidio.
– Adicciones.
– Conflictos familiares permanentes. Se sienten incomprendidos y disconformes.
– Erotización de su conducta. Exhibicionismo.
– Rebelión o enojo con los padres.
– Contactos sexuales promiscuos, prostitución.
– Odio al propio cuerpo. Se arrancan el pelo o las uñas hasta lastimarse, se cortan, caminan por las cornisas, buscan dañar su cuerpo de modo intencional.
– Anestesia emocional. Nada les conmueve, no expresan sentimientos ni parecen tenerlos.
– Distorsión de la imagen corporal. Anorexia o bulimia.
– Baja autoestima.
– Alucinaciones visuales, auditivas o táctiles.
– Trastornos psiquiátricos como brotes psicóticos o personalidad múltiple.