Una Docente escribe

El libro “Cuentos que no son cuentos” lo estamos trabajando en el salón, en la lectura inicial; lo hago yo en primera instancia y los días siguientes leen los chicos.

Me gustaron las imágenes que trae, no son las clásicas, rasgos como los ojos grandes, los colores llamativos, no tantos dibujos extras, sino que se centra en los personajes y en la historia.

La temática de un Dios general ME ENCANTO así se lo puede trabajar sin ningún inconveniente religioso. Los temas que trata son GENIALES, actuales, reales, con un vocabulario no españolizado sino cotidiano, ¡trabajarlo es agradable!

Los tiempos han cambiado mucho como así las personas y los chiquitos deben ser preveni-dos de las cosas que los demás pueden hacerle, saber que no es su culpa y que deben contar siempre todas las cosas.

En verdad, esperaba cierta aspereza de los padres al presentar el libro, pero no, al contrario, tuve comentario muy agradables y hasta me acercaron láminas para seguir avanzando.

Los temas son los pedidos en ESI (Educación Sexual Integral). Lo llamativo es que, cada vez que se re lee un cuento, se extrae una nueva conclusión, por ejemplo, el valor de las personas, la importancia de la comunicación y la no discriminación en cualquier aspecto y forma.

Creí que iba a ser diferente y raro, pero al contrario, disfruto trabajar este libro porque permite abordar distintos aspectos que hacen a la enseñanza y, a los chicos, les encanta el libro porque “pueden hablar de las cosa que hablan los grandes”.

Muchas gracias por dármelo a conocer, pensaba trabajarlo “así no mas”, pero al ir interesándome en el libro y ver cuánto les gusta a los chiquitos no se puede desperdiciar la oportunidad y el espacio para prevenirlos. ¡Gracias!

Verónica Barbetti – 2° B – EEP N° 319